icono contacto

5 Errores comunes al usar autoclaves y cómo evitarlos

Evita los errores más comunes al usar autoclaves y mejora tus procesos de esterilización. Descubre cómo en nuestro artículo.

5 Errores comunes al usar autoclaves
Contenido

¿Tu autoclave funciona correctamente? ¿Has tenido algún inconveniente al utilizarla? ¿Conoces cuáles son los problemas más frecuentes que experimentan los usuarios al usar una autoclave?

El empleo de una autoclave es fundamental en una amplia variedad de sectores industriales, desde hospitales y laboratorios de microbiología hasta la industria farmacéutica y centros de investigación. Estos dispositivos son esenciales para esterilizar implantes médicos, instrumentos y residuos, asegurando la completa inactivación de cualquier microorganismo y garantizando un entorno seguro y libre de contaminación. Sin embargo, el uso incorrecto de las autoclaves puede comprometer seriamente la eficacia de este proceso crítico.

En RAYPA, como expertos en autoclaves de laboratorio, hemos identificado los errores más comunes que pueden ocurrir al utilizar una autoclave. Nuestra experiencia nos permite ofrecerte un conjunto de recomendaciones básicas para asegurar que cada ciclo de esterilización sea exitoso y seguro. A continuación, te presentamos cinco errores comunes al usar autoclaves y nuestras recomendaciones prácticas para evitarlos, asegurando una esterilización efectiva y prolongando la vida útil de tu equipo.

1. Sobrecarga de la autoclave

La sobrecarga de la autoclave es una causa frecuente de esterilizaciones incompletas. Al intentar esterilizar demasiados artículos a la vez, no solo se prolonga innecesariamente la fase de calentamiento, sino que también se impide la libre circulación del vapor dentro de la cámara. Es crucial que todas las superficies internas y externas de los artículos sean accesibles al vapor para lograr una esterilización adecuada.

La solución es práctica y directa. Es crucial distribuir los artículos de manera uniforme dentro de la autoclave, asegurándose de dejar un mínimo espacio entre ellos para facilitar una óptima circulación del vapor. Adicionalmente, siempre es recomendable colocar indicadores químicos y biológicos dentro de la carga para comprobar que efectivamente la esterilización ha sido correcta. Además, es imprescindible adherirse a las recomendaciones del fabricante sobre la capacidad máxima de carga de cada modelo de autoclave.

Seguir estas pautas no solo garantizará una esterilización exitosa, sino que también prolongará la vida útil de tu autoclave.

2. Empleo de un tipo de ciclo de esterilización incorrecto

Seleccionar un ciclo de esterilización inapropiado es un error común que puede comprometer gravemente la eficacia de un proceso de esterilización.

Cada tipo de carga requiere un conjunto específico de parámetros y procesos para asegurar una esterilización completa y segura. Entre los más importantes encontramos la eliminación de gases no condensables, la duración de la fase de esterilización, la temperatura de esterilización, la presión y el empleo de la función de secado. Utilizar un ciclo inadecuado no solo puede resultar en una esterilización incompleta, sino también provocar cambios no deseados en la composición del material e incluso causar daños estructurales en los objetos procesados.

Un claro ejemplo de este error es el empleo de un programa diseñado para cargas sólidas al esterilizar líquidos. Los líquidos requieren una fase de enfriamiento con despresurización lenta y, en algunos casos, el uso de soporte de presión. Otro problema típico es usar los mismos parámetros de duración del ciclo para procesar grandes o pequeños volúmenes de líquidos, lo cual es un grave error, ya que los volúmenes grandes de líquidos tardan más tiempo en calentarse y, por tanto, requieren tiempos más largos para su correcta esterilización.

La clave para evitar este error es la formación y la atención al detalle. Es fundamental familiarizarse con los diferentes ciclos de esterilización que existen y de los que dispone un modelo de autoclave y entender cuál es el más adecuado para cada tipo de carga. Esto implica consultar cuidadosamente las especificaciones proporcionadas por el fabricante tanto del material como de la autoclave. Asegúrate de que la selección del ciclo se base en la compatibilidad con el material, teniendo en cuenta factores como la resistencia al calor y la sensibilidad a la humedad.

Ejemplos comunes que requieren ciclos específicos incluyen líquidos, recipientes herméticos, ítems de geometrías complejas, objetos embolsados y materiales textiles.

Siguiendo estas pautas, no sólo garantizarás una esterilización efectiva, sino que también protegerás la integridad de los instrumentos procesados.

3. Humedad en cargas textiles y objetos porosos tras finalizar un ciclo de esterilización

Humedad en cargas textiles y objetos porosos tras finalizar un ciclo de esterilización

La presencia de humedad residual en las cargas textiles y porosas al finalizar un ciclo de esterilización indica un proceso subóptimo o un mal funcionamiento de la autoclave. Estos materiales deben quedar completamente secos al concluir el proceso de esterilización. La humedad residual, en forma de agua condensada, actúa como una barrera que impide la libre circulación del vapor y constituye un importante factor de riesgo para la recontaminación al extraer la carga. Esta humedad residual puede servir de caldo de cultivo para microorganismos, comprometiendo el propósito de la esterilización.

Para prevenir este problema, es esencial utilizar siempre un programa que incluya prevacío fraccionado y secado final. Este ciclo está diseñado para, primero, extraer todo el aire frío de la cámara mediante múltiples pulsos de vacío, y a continuación, la inyección de vapor saturado producido por un generador de vapor y, posteriormente, extraer y expulsar toda la humedad residual a través de un sistema de secado.

Esto garantiza que los artículos se retiren completamente secos y en condiciones óptimas para su uso posterior o almacenamiento seguro. Adicionalmente, según el volumen y complejidad de la carga, será necesario extender la fase de secado final.

Además, la disposición de los artículos en la autoclave influye en la eficacia del secado. Es fundamental asegurarse de que los paquetes o recipientes no estén demasiado apretados ni mal distribuidos, permitiendo así una adecuada circulación del vapor. Un espaciamiento correcto facilita un secado uniforme y completo.

Si, tras aplicar estas recomendaciones, los artículos continúan presentando humedad después del ciclo de secado, es necesario revisar el estado del equipo y realizar los ajustes o reparaciones pertinentes.

La implementación de estas medidas garantiza que el proceso de esterilización se complete con éxito, evitando la problemática de una carga húmeda al finalizar el ciclo y sus riesgos de esterilización incompleta o recontaminación.

4. Ignorar la importancia de la calidad del agua

La calidad del agua utilizada en las autoclaves es un factor crítico que a menudo se pasa por alto, pero tiene un impacto significativo en la eficacia de la esterilización y la longevidad del equipo.

El uso de agua que no cumple con los estándares recomendados puede llevar a la acumulación de depósitos de cal en las paredes de la cámara y en los componentes internos de la autoclave, provocando pérdidas de eficacia, la transferencia excesiva de minerales a los objetos procesados y, eventualmente, averías. Esto no solo afecta negativamente el rendimiento de la autoclave, sino que también puede comprometer la calidad de la esterilización.

La solución es clara y sencilla: es imperativo utilizar exclusivamente agua descalcificada o purificada en tu autoclave. Este tipo de agua contiene una concentración muy reducida de sales y otras impurezas que podrían interferir con el proceso de esterilización. Además, es esencial implementar un régimen de control de la calidad del agua empleada, realizando pruebas periódicas para asegurar su pureza.

La elección del tipo de agua siempre dependerá de las indicaciones del fabricante y el uso previsto de la autoclave. Como regla general, todas las autoclaves para fines médicos o que utilicen un generador de vapor deben usar agua purificada.

Para abordar estas problemáticas, en RAYPA ofrecemos a nuestros clientes descalcificadores y purificadores de agua validados para su uso con nuestros equipos. Además, proporcionamos indicaciones claras sobre este aspecto en nuestras guías de instalación y manuales de instrucciones de cada modelo. Si tienes alguna duda, nuestro equipo comercial estará disponible para asesorarte al respecto.

Recuerda que mantener una rigurosa atención en la calidad del agua no solo previene problemas de acumulación mineral y corrosión, sino que también asegura una esterilización efectiva y prolonga la vida útil de la autoclave.

5. Falta de mantenimiento y calibración regulares

Una autoclave bien mantenida es fundamental para una esterilización eficaz y segura. No obstante, la negligencia en el mantenimiento y la calibración regular puede conducir a una perdida progresiva de eficacia o fallos en el equipo, comprometiendo la eficacia del proceso de esterilización. Problemas como el deterioro de sellos y válvulas o la descalibración de los controles de temperatura y presión pueden pasar desapercibidos hasta que resultan en fallos o en una esterilización ineficaz.

Mantenimiento y calibración regulares de la autoclave

Implementar un programa de mantenimiento y calibración riguroso es vital. Este debe alinearse con las recomendaciones del fabricante de la autoclave e incluir aspectos fundamentales como la limpieza regular del equipo, la inspección y reemplazo de juntas y válvulas, y la calibración periódica. La calibración de los sensores asegura que los ciclos de esterilización operen bajo las condiciones precisas de temperatura y presión requeridas para una esterilización efectiva.

Establecer y cumplir con un calendario de mantenimiento detallado no solo prolongará la vida útil de la autoclave, sino que también asegurará altos estándares de esterilización. Esto es crucial no solo para cumplir con las normativas de seguridad y salud en diversos sectores, sino también para garantizar la confianza en cada ciclo de esterilización realizado.

Si estás experimentando estos u otros problemas con tu autoclave, por favor contacta con nosotros. Nuestro equipo de especialistas te ayudará a resolver tus dudas y juntos conseguiremos que tu autoclave vuelva a funcionar perfectamente.

   

Artículos relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter