icono contacto

Claves para colocar la carga en una autoclave

Aprende las claves para colocar la carga en una autoclave correctamente y garantizar una esterilización eficaz. Lee el artículo para descubrir todos los detalles.

claves colocar carga header
Contenido

Frecuentemente, los operadores de autoclaves ponen el principal énfasis en elegir únicamente el programa de esterilización adecuado, pero lo cierto es que la efectividad de la esterilización depende en gran medida de la forma en cómo se maneja y organiza los productos dentro de la autoclave.

En este sentido, para garantizar resultados satisfactorios, es esencial seguir rigurosamente las recomendaciones del fabricante y los protocolos establecidos, abarcando desde la preparación inicial y la elección del soporte adecuado, hasta la colocación de los productos dentro de la autoclave y su posterior retirada.

Se deben manejar los productos con cuidado y distribuirlos de manera ordenada dentro de la cámara. Antes de introducirlos, te aconsejamos seguir ciertas directrices para manipular los materiales de forma segura:

  • Asegúrate de usar guantes de goma con el grosor adecuado para proteger tus manos durante todo el proceso. Si manipulas objetos punzantes deberás proteger tus manos con unos guantes de seguridad.
  • Utiliza una bandeja para transportar el material y evita el contacto directo con tus manos. Recuerda que no debes manipular ningún producto directamente con las manos desnudas.
  • Una vez hayas finalizado la manipulación, no escatimes en descartar los guantes usados e incluso lavarte las manos.

Además, resulta fundamental llevar a cabo una limpieza exhaustiva de los productos para eliminar cualquier residuo antes de iniciar el proceso de esterilización. A continuación, te recomendamos seguir los siguientes pasos para lograr una limpieza efectiva:

  1. Después de utilizar los instrumentos, asegúrate de enjuagarlos con agua. Para mantener un proceso sin problemas, organiza los instrumentos metálicos en grupos según su composición (acero inoxidable, aluminio, latón, etc.).
  2. A continuación, procede con el lavado. Puedes optar por utilizar un baño ultrasónico o realizar un lavado manual empleando una solución germicida y agua. Si se opta por un baño ultrasónico, recomendamos la utilización de un detergente específico para lograr los mejores resultados.
  3. Una vez completado el lavado, asegúrate de enjuagar nuevamente y realizar una inspección minuciosa que no queden restos de residuos. Si es necesario, no dudes en repetir el proceso para garantizar una limpieza exhaustiva.
  4. Para prevenir la formación de manchas de cal, lleva a cabo un último enjuague utilizando agua desmineralizada. En caso de usar agua del grifo, asegúrate de secar adecuadamente el material.

Carga en autoclave

Cargar correctamente los productos en la autoclave es esencial para lograr una esterilización completa y uniforme. Cada tipo de producto tiene sus propias particularidades, por lo que es importante abordarlos de manera específica para obtener los mejores resultados posibles.

Carga en autoclave RAYPA

Siguiendo estas indicaciones, podrás asegurarte de que cada elemento esté ubicado de manera óptima:

  • Uso de los accesorios pertinentes: No se debe cargar ningún objeto directamente en la cámara de la autoclave y los objetos a esterilizar no pueden tocar las paredes de la cámara.
  • Separación de objetos: Asegúrate de que cada elemento que requieras esterilizar esté colocado por separado, evitando agrupaciones o amontonamientos. En el caso de usar cestos apilados, el fondo del cesto superior no debe tocar los materiales del cesto inferior. Una norma sencilla es que todos los objetos deben estar accesibles sin dificultad.
  • Cuidado con la carga excesiva: Evita llenar demasiado las bandejas o los cestos. Un exceso de productos podría causar problemas con el flujo correcto de vapor y afectar la calidad de la esterilización. Además, causará problemas de humedades y condensaciones sobre los materiales.
  • Diversidad en la composición de instrumentos: Es importante tener en cuenta la variedad de materiales en los instrumentos que vayas a cargar. Lo ideal es realizar cargas lo más homogéneas posibles. Asegúrate de separar aquellos hechos de distintas composiciones, como acero inoxidable o aluminio. Puedes ponerlos en bandejas diferentes o simplemente dejar un poco de espacio entre ellos. Esto prevendrá cualquier tipo de reacción no deseada entre los materiales.
  • De más peso a menos peso: Coloca los objetos de mayor peso en la parte inferior de la carga. Esto ayudará a evitar tambaleos durante la esterilización, la colocación o la retirada de los mismos.
  • Seguridad lo primero: En el caso de trabajar con cargas muy voluminosas y pesadas, consulta con el fabricante si puedes equipar tu autoclave con una grúa integrada o móvil, esto ayudará a manipular la carga con seguridad, a evitar lesiones en los operarios y a no rayar las paredes de la cámara.
  • Posición abierta: Coloca los objetos de manera abierta para que el vapor pueda circular alrededor de cada artículo. Abre las tapas y válvulas para que no haya zonas cerradas.
  • Cilindros graduados, probetas y objetos similares: Es recomendable colocarlos ligeramente inclinados. Esto ayudará a evitar la acumulación de agua en su interior si no se usa un programa.
  • Bolsas mixtas: Como regla general las bolsas mixtas deben colocarse en cestos en varilla. También debe evitarse que las pestañas de las bolsas queden en la parte inferior, ya que pueden condensar y mojar el resto del material.
  • Objetos cerrados herméticamente y botellas: Las botellas deberán abrirse ligeramente para evitar provocar una sobrepresión en su interior que las pueda romper. En el caso de objetos cerrados herméticamente con cavidades en su interior, necesariamente deberán usarse programas con sobrepresión para evitar deformaciones o roturas.
  • Protección de los instrumentos de acero inoxidable: Te sugerimos colocar un trozo de papel entre el objeto y la bandeja. Este simple paso evita el contacto directo y posibles interacciones no deseadas, contribuyendo así a mantener la integridad de los instrumentos.
  • Apoyo de bandejas y cestas: Es importante no apilar las bandejas ni ponerlas en contacto directo con las paredes de la autoclave. Asegúrate siempre de utilizar los soportes específicamente diseñados para esta función.
  • Protocoliza tus procedimientos: Documenta los procedimientos específicos para cada tipo de carga y garantiza que todo el personal que opera la autoclave está debidamente capacitado y tenga fácil acceso a esta información.

La correcta disposición de los productos no solo optimiza el proceso de esterilización, sino que también contribuye a mantener la integridad tanto de los objetos como la de la propia autoclave. Siguiendo estas indicaciones, estarás un paso más cerca de alcanzar resultados consistentes.

Carga de líquidos y medios de cultivo en autoclave

Cuando se trata de esterilizar líquidos o soluciones como medios de cultivo o productos químicos, es esencial prestar atención a la cantidad total de líquido por contenedor. Como regla general, para un matraz Erlenmeyer, es recomendable llenar hasta tres cuartos de su capacidad máxima. Si usas un vaso de precipitados, el volumen sugerido a llenar es la mitad de su capacidad máxima. Tener demasiado líquido corre el riesgo de desbordamiento al aumentar la temperatura o durante el proceso de enfriamiento.

Cuando emplees recipientes con tapas de rosca, asegúrate de dejarlas giradas un cuarto de vuelta para permitir la ventilación. Si están demasiado ajustadas, podrían romperse durante el proceso.

Al esterilizar líquidos, ten en cuenta que debes asignar suficiente tiempo para garantizar un período de esterilización a la temperatura deseada. Un mayor volumen requerirá un período más extenso para alcanzar la temperatura requerida.

En el caso de contar con una autoclave equipada con sonda flexible, coloca la sonda en el interior de un recipiente de referencia de forma que esté inmersa en el líquido. Este deberá ser situado en el centro de la parte superior ya que es uno de los puntos más fríos de la autoclave.

Finalmente, siempre que sea factible, emplea un programa de esterilización diseñado específicamente para líquidos. Este tipo de programas ajusta la fase de enfriamiento de manera especial, previniendo así las salpicaduras provocadas por el efecto boilover, las roturas debido a una despresurización demasiado rápida y las quemaduras en el personal por manipular un contenido excesivamente caliente.

Carga de vidrio en autoclave

El vidrio es un elemento presente en cualquier laboratorio, ya sea en ámbitos como la bioquímica, la agroalimentación o la industria. Aquí entran en juego una amplia gama de elementos, desde matraces aforados hasta matraces Erlenmeyer, pasando por Kitasatos, probetas, tubos de ensayo y vidrios de reloj. Tras llevar a cabo pruebas, experimentos u otras actividades, es común que estos objetos se sometan a la autoclave para su descontaminación. Sin embargo, para asegurarnos de que se esterilicen correctamente, es vital verificar que estos objetos sean compatibles con dicho proceso.

A la hora de cargar objetos de vidrio, como frascos y botellas, debemos proceder con precaución para evitar que se rompan. Lo mejor es ubicarlos en posición vertical y asegurarnos de que no entren en contacto directo entre sí. De esta manera, reduciremos al mínimo cualquier riesgo de daño durante el proceso y su posterior extracción.

Adicionalmente, la mayoría de objetos de vidrio sirven como recipiente, por lo que deberán colocarse boca abajo para evitar la acumulación de condensado tras terminar el ciclo de esterilización, especialmente si no contamos con una autoclave con secado.

Carga de vidrio en autoclave RAYPA

Para los objetos de vidrio, el programa más adecuado incluirá una etapa de secado al vacío después de terminar la fase de esterilización. Esto permitirá retirar y utilizar los objetos inmediatamente sin la necesidad de recurrir a un secado adicional con una estufa externa.

Por último, si la finalidad de los objetos de vidrio que se deben esterilizar es el cultivo de microorganismos o células animales, es fundamental emplear agua purificada para prevenir la transferencia de sales a las superficies de dichos objetos, lo cual podría afectar negativamente en la fertilidad de los medios de cultivo preparados.

Carga de tubos de plástico en autoclave

Antes de proceder con la esterilización de plásticos en una autoclave, es primordial verificar la compatibilidad del material con el proceso para evitar daños por el calor, lo que podría complicar la limpieza posterior de la cámara.

Al cargar tubos de plástico o similares en la autoclave, es crucial asegurar que su colocación favorezca la libre circulación del vapor. Es esencial minimizar el doblado excesivo de los tubos, ya que esto podría comprometer la efectividad de la esterilización y dañar los tubos. Lo ideal es mantener los tubos lo más rectos posible para garantizar un proceso de esterilización eficaz y seguro.

En caso de que los tubos presenten dobles cámaras o geometrías complejas, es necesario utilizar una autoclave equipada con un sistema de prevacío fraccionado, asegurando así que el vapor alcance todas las superficies internas y externas de los tubos de manera eficaz.

Carga de sólidos porosos, textiles y objetos envueltos en autoclave

Cuando se trata de procesar cargas porosas, textiles, o elementos envueltos en materiales como papel de aluminio o papel, es esencial adoptar prácticas precisas y ceñirse a los protocolos establecidos. Una regla de oro en este proceso es la distribución estratégica de los objetos dentro de la autoclave, asegurándonos de que no estén apilados unos sobre otros. Esta medida facilita el flujo adecuado del vapor y permite una penetración uniforme en cada artículo.

Otro aspecto crucial es la gestión de la capacidad de la cámara de la autoclave. Cada objeto debe tener suficiente espacio a su alrededor para permitir la circulación óptima del vapor. Esta consideración no solo mejora la eficacia del proceso, sino que también previene el riesgo de contaminación cruzada.

Para envolver un objeto de vidrio se suele recurrir al papel de aluminio debido a su resistencia al calor. Sin embargo, es vital seleccionar papel de aluminio diseñado específicamente para autoclaves, que incluye una capa plástica adicional para proteger contra daños y migraciones de materiales durante el proceso. Este cuidado asegura la integridad del envoltorio y, por ende, la esterilización efectiva del contenido. Es importante recordar que estos materiales deben desecharse después de un solo uso.

En el sector sanitario, las bolsas y envolturas de plástico son ampliamente utilizadas para proteger instrumentos quirúrgicos y otros artículos de la contaminación. La selección del tipo de envoltura depende del tamaño y la naturaleza del objeto a esterilizar. Además, la seguridad de estos paquetes se refuerza a menudo con cinta de autoclave, que cambia de color al alcanzar ciertas temperaturas, indicando así una esterilización adecuada. Es crucial utilizar la cinta de control adecuada, ya que los sustitutos, como la cinta de enmascarar, no están diseñados para resistir las condiciones de alta temperatura dentro de una autoclave.

Por otro lado, los materiales porosos como la cerámica y los textiles, incluyendo la vestimenta, presentan desafíos adicionales debido a su estructura hidrofílica y estructura microscópica llena de cavidades. En estos casos, es imprescindible el uso de autoclaves equipadas con un sistema de prevacío y postvacío. Estos sistemas están diseñados para extraer el aire frío que se encuentra atrapado dentro de las estructuras porosas de los materiales, creando el entorno ideal para que el vapor de agua caliente pueda penetrar hasta las zonas más recónditas. Esta penetración profunda del vapor es fundamental para lograr una esterilización uniforme y completa de cada objeto. A posteriori el sistema de secado final permite retirar toda la humedad residual de la carga.

Carga de objetos de geometrías complejas en autoclave

La esterilización de objetos con geometrías complejas, como biorreactores, objetos con tubos, implantes médicos o instrumentos con múltiples cámaras, requiere el uso de autoclaves con programas específicos para este tipo de cargas y extremar las precauciones.

Inicialmente, es vital asegurarse de que los objetos se coloquen dentro de la autoclave de tal manera que no obstruyan la circulación del vapor entre ellos. En muchos casos, los fabricantes proporcionan soportes o contenedores diseñados específicamente para la esterilización en autoclave de estos objetos. Adicionalmente, se recomienda verificar las instrucciones del fabricante respecto a la esterilización de cada objeto, ya que pueden contener indicaciones sobre la preparación, el empaquetado, la colocación y los ciclos de esterilización adecuados.

En general, los instrumentos que incluyen válvulas o piezas móviles deben ser desmontados o abiertos en la medida de lo posible para facilitar el acceso del vapor.

Carga de objetos de geometrías complejas en autoclave RAYPA

Finalmente, es esencial llevar a cabo verificaciones de esterilización regulares como el test de Bowie-Dick o la prueba de vacío y emplear indicadores biológicos o químicos para verificar la efectividad de cada ciclo. Además de estas pruebas, es crucial conservar un registro detallado de cada ciclo de esterilización, incluyendo datos específicos como el tipo de artículo esterilizado, el ciclo de esterilización aplicado y los resultados de los indicadores de esterilidad.

Carga de residuos de laboratorio y biopeligrosos en autoclave

La manipulación de residuos de laboratorio, incluyendo aquellos de naturaleza biopeligrosa, exige precaución y diligencia. Por lo general, estos desechos se acumulan en bolsas especificas, lo que inevitablemente conduce a la formación de bolsas de aire frío dentro del conjunto de desechos. Por esta razón, es imprescindible utilizar una autoclave equipada con sistemas de prevacío y postvacío para tratar adecuadamente este tipo de material.

Es esencial que estos residuos sean depositados en bolsas diseñadas específicamente para autoclave y que los operarios que manipulen estas cargas cuenten con los equipos de protección individual pertinentes.

En el caso de procesar objetos sólidos, verifica que no se hayan introducido objetos afilados o punzantes que puedan romper las bolsas. Como regla general, debe llenarse la bolsa 2/3 como máximo.

En el caso de procesar residuos biopeligrosos, utiliza siempre un contenedor secundario señalizado con una etiqueta específica para esta tarea. Idealmente este contenedor debe ser lo más amplio posible y solo lo puede manipular personal autorizado para ello.

Cuando se trate de autoclavar líquidos, es importante usar botellas que soporten el proceso de autoclavado. Estas botellas no deben llenarse más allá de la mitad de su capacidad para prevenir derrames y permitir la expansión térmica del líquido. Respecto a las tapas de estos contenedores, deben aflojarse levemente para evitar la sobrepresión interna.

Además, es fundamental que se sigan rigurosamente las regulaciones y directrices locales para su correcta disposición. Esto implica entre otras cosas mantener un registro detallado de todos los ciclos realizados, especificando la fecha, hora, programa empleado y operario que ha realizado la tarea. Adicionalmente, deberán emplearse los indicadores químicos y biológicos de control de forma periódica así como cumplir estrictamente con el plan de mantenimiento preventivo del fabricante.

Con estas prácticas, garantizamos tanto la seguridad de quienes trabajan con los residuos como el cumplimiento de los protocolos establecidos.

   

Artículos relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter