icono contacto

Test de Helix: ¿Qué es y por qué es importante?

El test de Helix es crucial para validar la efectividad de la esterilización de objetos con cavidades en autoclaves. Lee el artículo para entender su importancia y procedimiento detallado.

El test de Helix para autoclaves
Contenido

El test de Helix constituye una herramienta esencial para asegurar la efectividad del proceso de esterilización en autoclaves con prevacío fraccionado, ampliamente utilizados en hospitales y clínicas dentales. Este test evalúa la capacidad de la autoclave para penetrar con vapor los instrumentos huecos, garantizando así la esterilización completa de dispositivos con cavidades largas, tales como el instrumental laparoscópico, las prótesis traumatológicas y las cánulas dentales. La relevancia de este test radica en su capacidad para diagnosticar el correcto funcionamiento del autoclave y prevenir infecciones resultantes de una pérdida de eficacia o de una avería en el equipo.

Habitualmente estos tests están compuestos por un kit de tiras reactivas, un patrón de colores de referencia y un contenedor compuesto por un tubo y una cámara roscada, en la cual se introduce la tira reactiva durante la prueba.

Test de Helix para esterilización
Test de Helix para autoclaves – NSK

¿Qué evalúa el test de Helix?

El test de Helix es una prueba funcional de la autoclave que evalúa la fuerza de penetración del vapor en la cámara mediante el control de dos aspectos críticos del proceso de esterilización:

  • Eficacia de la fase de prevacío inicial: Asegura que el aire sea removido completamente de la autoclave, permitiendo una correcta penetración del vapor en todas las superficies de instrumental con huecos.
  • Condiciones de esterilización: Confirma que se alcanzan la temperatura y la presión del vapor saturado necesarias durante la fase de esterilización.

Estos aspectos son vitales para garantizar que los instrumentos con cavidades y geometrías complejas comúnmente utilizados en intervenciones quirúrgicas de traumatología, cardiología, odontología, sean esterilizados adecuadamente, minimizando el riesgo de infecciones para los pacientes.

Procedimiento y funcionamiento del test de Helix

El procedimiento del test de Helix es meticuloso y debe seguirse rigurosamente:

  1. Preparación de la autoclave: Antes de realizar el test de Helix, se debe realizar un ciclo de vacío inicial con la autoclave vacía de carga para asegurarse de que está funcionando correctamente.
  2. Ejecución del test: Se coloca una tira indicadora química dentro de una cápsula conectada a un tubo de 1,5 metros, que simula la cavidad de un instrumento dental. Tras cerrar la cápsula este conjunto se coloca en el interior de la autoclave. Es importante cerrar bien la cápsula y no tocar las bridas que sujetan el tubo.
  3. Proceso de esterilización: El siguiente paso es escoger el programa Test de Helix en la autoclave y ejecutarlo. Durante el ciclo de esterilización, la autoclave debe crear un vacío profundo y permitir que el vapor penetre completamente a través del tubo hasta alcanzar el interior de la cápsula.
  4. Resultados y acciones: Al finalizar el ciclo, se retira la cápsula, se abre y se observa el color de la tira reactiva. En caso de que el test falle, debe repetirse. Un segundo fallo indica la necesidad de reparar o reemplazar la autoclave. En cualquier caso, se recomienda mantener un registro completo de los resultados de los tests ejecutados para rastrear la eficacia de la autoclave a lo largo del tiempo.

Como hemos explicado, para determinar si la autoclave ha superado la prueba, deberá observarse un cambio de color en la tira indicadora y compararlo con el patrón ofrecido por el fabricante del test para confirmar que el proceso ha sido efectivo. Si el vapor no penetrase adecuadamente, la tira no cambiará de color o cambiará a un color intermedio, indicando una falla en el proceso de esterilización.

¿Cuándo se recomienda realizar la prueba de Helix?

El test de Helix debe realizarse regularmente para asegurar el funcionamiento óptimo de la autoclave y la seguridad de los procedimientos de esterilización:

  • Diariamente: Antes de comenzar a usar la autoclave para esterilizar instrumentos, para confirmar que la autoclave está preparada para funcionar correctamente.
  • Después de reparaciones: Siempre que se realicen labores de mantenimiento o reparaciones en la autoclave, para verificar que sigue operando con los estándares necesarios.
  • Como parte de los controles rutinarios: Siguiendo las normas establecidas, que recomiendan realizar tests de vacío y de penetración de vapor regularmente.

Si bien cualquier autoclave de cualquier fabricante está calibrada y revisada de fábrica, es esencial validar periódicamente el correcto funcionamiento de las autoclaves con prevacío destinadas a finalidades clínicas o quirúrgicas mediante esta prueba. Esta validación funcional no solo incluye el test de Helix, sino también de otras pruebas, como la prueba de Bowie-Dick. Además, en cada ciclo debe acompañarse la carga con pruebas de control como son los tests de esporas o la cinta de control de esterilización.

La realización regular de este conjunto de pruebas funcionales y de control de cada ciclo es fundamental para mantener un control riguroso sobre el proceso de esterilización.

Importancia de la trazabilidad

Trazabilidad en autoclaves

Realizar la prueba de Helix diariamente proporciona información precisa y oportuna sobre el rendimiento y la eficacia de una autoclave con prevacío fraccionado. Por esta razón, se recomienda mantener un registro exhaustivo de los resultados de los tests para monitorear la eficacia de la autoclave a lo largo del tiempo y detectar oportunamente cualquier avería. Esto es crucial para la prevención de infecciones nosocomiales en pacientes.

Se aconseja almacenar tanto la tira indicadora como el informe del ciclo en un registro completo, lo cual demuestra un control riguroso del correcto funcionamiento de la autoclave. Este registro detallado no solo cumple con los requisitos normativos de la mayoría de países, sino que también proporciona una capa adicional de seguridad en la práctica clínica, protegiendo a los pacientes y asegurando la calidad de los procedimientos de esterilización.

   

Artículos relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter