icono contacto

El ciclo con secado en autoclaves

Aprende cómo el ciclo con secado en autoclaves asegura una esterilización completa y previene la recontaminación. Lee el artículo para entender todas las características.

Autoclave con ciclo de secado
Contenido

La esterilización en autoclave de vapor es un proceso crucial en áreas como la medicina, la microbiología y la industria alimentaria, donde es esencial eliminar por completo los microorganismos y agentes patógenos de medicamentos, muestras de ensayo o alimentos. Para lograr este objetivo, una autoclave utiliza vapor a alta presión y temperatura para esterilizar equipos, instrumentos y objetos.

Dentro de este proceso, el ciclo con secado es vital para asegurar la eficacia y seguridad de la esterilización en todo tipo de objetos sólidos, ya que permite eliminar toda la humedad de la carga antes de finalizar el ciclo de esterilización. En el siguiente artículo, explicaremos todo lo que necesitas saber sobre este tipo de ciclo.

¿Qué es una autoclave con secado?

Una autoclave con secado es un tipo de esterilizador que, además de llevar a cabo el proceso de esterilización habitual mediante vapor, incluye una fase de secado al final del ciclo.

Esta fase es crucial para eliminar cualquier humedad residual de los objetos esterilizados. La presencia de humedad es un factor de riesgo de contaminación ya que puede actuar como un caldo de cultivo para microorganismos, lo que potencialmente podría comprometer la esterilidad de los instrumentos y materiales.

Funcionamiento del ciclo con secado

El ciclo de esterilización en una autoclave con secado se compone de varias fases:

  1. Fase de purga o eliminación del aire frío

    Antes de la esterilización, es muy importante eliminar todo el aire de la autoclave, ya que el aire puede actuar como aislante e impedir que el vapor alcance la temperatura necesaria para una esterilización efectiva.

  2. Fase de calentamiento

    Tras finalizar la fase de purga, la autoclave inyecta vapor a alta presión y la temperatura interior de la cámara aumenta progresivamente hasta alcanzar la temperatura de esterilización.

  3. Fase de esterilización

    La acción del vapor a alta presión destruye cualquier microorganismo o espora presente en la carga, asegurando su esterilización completa.

  4. Fase de enfriado

    Tras la esterilización, la autoclave inicia la fase enfriado, reduciéndose la temperatura y presión de la cámara hasta los 80ºC.

  5. Fase de secado

    Después de la fase de enfriamiento, la autoclave entra en la fase de secado. Durante esta etapa, se emplea calor o una combinación de calor y vacío para evaporar la humedad residual de la cámara y de los objetos esterilizados. Para llevar a cabo este paso, generalmente se utiliza una camisa calefactora que calienta las paredes de la cámara y la carga, mientras una bomba de vacío expulsa toda la humedad al exterior. La consecución correcta de esta fase es esencial para prevenir la recontaminación de los objetos sólidos una vez que se retiran de la autoclave.

Ciclo de secado en autoclave RAYPA

En la imagen vemos como una autoclave de la Serie AHS-DRY opera la fase de secado. Estos modelos trabajan con resistencias eléctricas y un tanque de agua integrado, y durante la fase de enfriado el agua vuelve automáticamente al tanque. Tras iniciar la fase de secado, se activa la camisa calefactora que rodea la cámara de esterilización a la vez que se activa la bomba de vacío que expulsará el aire húmedo al exterior.

Importancia del secado en la esterilización

El secado en el proceso de esterilización en autoclave es un paso a menudo subestimado, pero su importancia es fundamental para garantizar la seguridad y eficacia de los procedimientos de esterilización.

Este paso final en el ciclo de esterilización desempeña un papel crucial en la prevención de la recontaminación y en la preservación de la integridad de los materiales esterilizados. Más allá de ahorrar tiempo y evitar la necesidad de secar la carga en una estufa de laboratorio, se elimina automáticamente un potencial riesgo de recontaminación.

Prevención de la contaminación post-esterilización

Uno de los riesgos más significativos asociados con la insuficiente eliminación de la humedad de la carga es la posibilidad de contaminación post-esterilización. La humedad residual en los objetos esterilizados puede actuar como un reservorio para que los microorganismos crezcan de nuevo en los materiales esterilizados. Este fenómeno, conocido como “mecha” o capilaridad, puede ocurrir cuando los objetos húmedos entran en contacto con ambientes, superficies o manos contaminados, permitiendo que los microorganismos migren a través de la humedad hacia el interior del objeto.

Por lo tanto, un secado adecuado es esencial para mantener la esterilidad de los instrumentos hasta su uso.

Mantenimiento de la integridad del material

La humedad residual puede causar corrosión en instrumentos metálicos y deterioro en otros materiales sensibles. Por ejemplo, instrumentos de laboratorio pueden sufrir cambios físicos si se almacenan mojados, lo que afecta su funcionalidad y vida útil. Además, la humedad puede comprometer la resistencia de los materiales de embalaje, lo que podría llevar a la ruptura de los paquetes y la exposición de su contenido a la contaminación externa.

Efecto en la eficacia y seguridad

El secado completo y efectivo es un componente esencial para garantizar que los materiales esterilizados sean seguros para su uso. En entornos clínicos y de laboratorio, donde la esterilidad es de suma importancia, el fallo en asegurar un secado adecuado puede tener consecuencias graves, incluyendo infecciones nosocomiales.

Factores que afectan el proceso de secado

El proceso de secado en una autoclave es influenciado por múltiples factores que pueden afectar su eficacia. Comprender estos factores es esencial para optimizar el proceso de secado y garantizar una esterilización efectiva y segura.

  • Tipo de autoclave: Eliminación de aire dinámica vs. desplazamiento de gravedad

Las autoclaves que eliminan el aire dinámicamente, es decir, que eliminan el aire mediante una bomba de vacío antes de la introducción del vapor, facilitan un secado más uniforme y eficiente. En contraste, las autoclaves que se basan en la purga por desplazamiento gravitatorio dependen de la gravedad para eliminar el aire y son menos eficientes en el secado, especialmente para cargas voluminosas o paquetes grandes.

Autoclave con ciclo de secado

  • Configuración y carga de la autoclave

Una carga excesiva o una disposición inadecuada de los artículos pueden impedir la libre circulación del aire y del vapor, resultando en un secado desigual. Es importante seguir las recomendaciones del fabricante respecto a la capacidad máxima y la disposición adecuada de los materiales dentro de la autoclave.

  • Tipo y peso de los materiales

Los materiales más densos o con mayor masa pueden retener más humedad y requerir tiempos de secado más prolongados. El tipo de envoltura o contenedor utilizado también influye en la eficiencia del secado. Según el tipo de carga deberá programarse una fase de secado de menor o mayor duración.

  • Calidad del vapor

Un vapor saturado puro y de alta calidad facilita un secado posterior más eficiente, mientras que un vapor de baja calidad y más mineralizado puede aumentar la humedad residual en los materiales esterilizados ya que transferirá sales minerales a la carga, provocando obstrucciones y aumentando la higrospicidad de la carga.

  • Condiciones ambientales

Las condiciones ambientales del área donde se ubica la autoclave, como la altitud, la temperatura y la humedad exterior, pueden afectar el proceso de secado. Un ambiente más húmedo o frío puede prolongar los tiempos de secado requeridos para secar completamente la carga. También los sitios elevados por encima de los 1000m s.n.m requerirán de ajustes específicos para operar correctamente.

Procedimientos y mejores prácticas para el secado efectivo

Implementar protocolos adecuados y seguir las mejores prácticas son pasos esenciales para lograr un secado óptimo en el proceso de esterilización en autoclave.

  1. Seguir las instrucciones del fabricante

    Es esencial seguir cuidadosamente las especificaciones y recomendaciones del fabricante de la autoclave, especialmente en lo que respecta a los ciclos de secado. Esto incluye la duración del ciclo, la temperatura recomendada y las instrucciones específicas para diferentes tipos de carga. Las autoclaves más modernas permiten ajustar la duración de la fase de secado y la temperatura a la que se ejecutará este proceso. Pero en cualquier caso hay que tener claro que el ciclo de secado está diseñado para procesar objetos sólidos.

  2. Carga adecuada de la autoclave

    Evita sobrecargar la autoclave y distribuir los objetos de manera uniforme para facilitar la circulación del aire y del vapor. Si se apilan cestos, el fondo del cesto superior no debe tocar los materiales del cesto inferior. Una disposición adecuada es crucial tanto para una esterilización efectiva como también para un secado completo.

  3. Uso adecuado de envoltorios y contenedores

    Selecciona envoltorios y contenedores apropiados para los materiales que se van a esterilizar. Asegúrate de que permitan la libre salida de la humedad.

  4. Monitoreo y ajuste de ciclos de secado

    Monitorea los resultados de los ciclos de secado y ajusta la duración de la fase de secado o la temperatura de esta fase según sea necesario. La adaptación a las necesidades específicas de la carga mejorará la eficiencia del secado.

  5. Mantenimiento regular de la autoclave

    Un mantenimiento regular y adecuado es esencial para asegurar un funcionamiento óptimo. Esto incluye la limpieza regular, la inspección de componentes críticos y la calibración de las sondas.

  6. Consideración del ambiente de trabajo

    El ambiente en el que se encuentra la autoclave puede influir en el proceso de secado. Evite ubicar la autoclave en áreas con alta humedad o fluctuaciones de temperatura. En ubicaciones superiores a los 1000 m sobre el nivel del mar deberán realizarse ajustes en la autoclave.

Manejo de incidentes durante el ciclo de secado

Incluso con las mejores prácticas y procedimientos, pueden surgir incidentes durante el ciclo de secado en una autoclave. Es crucial manejar estos incidentes de manera efectiva para mantener la integridad de la esterilización y la seguridad de los materiales.

  1. Identificación y respuesta a interrupciones

    En caso de interrupción del ciclo de secado, identifique rápidamente la causa, ya sea un corte de energía, fallo mecánico o error humano. La respuesta adecuada depende de la duración y naturaleza de la interrupción. Si es breve, el ciclo puede reanudarse con mínima afectación, pero si es prolongada, es necesario repetir el ciclo de esterilización completamente.

  2. Evaluación de la humedad residual

    Tras cualquier incidente, inspeccione los materiales para detectar humedad residual. Si se encuentra humedad, es recomendable reesterilizar los materiales. Igualmente es recomendable inspeccionar visualmente la carga tras cada ciclo y verificar que no haya humedad o agua en la carga tras finalizar el ciclo.

  3. Documentación y reporte de incidentes

    Documenta detalladamente los incidentes, incluyendo su naturaleza y las acciones correctivas tomadas. Esta documentación es importante presentarla al técnico de mantenimiento cuando realice la inspección anual del equipo.

  4. Revisión y ajuste de procedimientos

    Después de un incidente, revisa y ajusta los procedimientos operativos de uso de la autoclave, y si fuera necesario, también los parámetros del programa, para prevenir incidentes futuros. Esto puede incluir la revisión de los protocolos de mantenimiento de la autoclave y la capacitación del personal que opera el equipo.

  5. Capacitación y concienciación del personal

    El personal que opera la autoclave debe recibir capacitación adecuada sobre la importancia del ciclo de secado, los tipos de carga compatibles con este, cómo organizar la carga en el interior de la autoclave y cómo manejar incidentes. La formación continua ayudará a disminuir la probabilidad de fallos.

Mantenimiento y cuidados de la autoclave para optimizar el secado

El mantenimiento y cuidado adecuados de la autoclave son fundamentales para optimizar el proceso de secado y asegurar la eficacia general de la esterilización.

  • Mantenimiento preventivo regular

    El mantenimiento preventivo es crucial para el funcionamiento óptimo de la autoclave. Esto incluye la inspección regular de componentes críticos como juntas de la tapa, válvulas, sensores y sistemas de control. El mantenimiento preventivo ayuda a identificar y resolver problemas antes de que se conviertan en fallos mayores, lo que puede afectar la eficiencia del secado y la esterilización.

  • Limpieza y desinfección

    Una limpieza regular es esencial para mantener la autoclave en condiciones óptimas. La acumulación de residuos o depósitos minerales puede afectar la eficiencia del equipo, incluyendo su capacidad de secado. La cámara de la autoclave, los cestos, las bandejas y los bastidores deben limpiarse según las recomendaciones del fabricante, utilizando los productos de limpieza adecuados.

  • Capacitación continua del personal

    El personal que opera y mantiene la autoclave debe recibir formación continua. Esto asegura que estén al tanto de las mejores prácticas de mantenimiento y cuidado, y que puedan operar el equipo de manera segura y eficiente.

Capacitación continua del personal para manipulación de autoclaves

  • Verificación y calibración de sensores y controles

    Los sensores y controles de la autoclave deben ser verificados y calibrados regularmente para asegurar que funcionen correctamente. Una calibración incorrecta puede llevar a ciclos de secado ineficientes, afectando la calidad de la esterilización. La calibración regular asegura que los parámetros del ciclo, como la temperatura y la presión, sean precisos.

  • Revisión de sistemas de vacío y calidad del vapor

    Dado que el sistema de vacío y la calidad del vapor es un factor crítico en el proceso de secado, es importante revisar y mantener los sistemas de generación de vacío y de vapor. Esto incluye asegurarse de que la autoclave genere vapor de la calidad adecuada y que la bomba de vacío esté funcionando eficientemente.

  • Inspección de juntas

    Las juntas de la autoclave deben inspeccionarse regularmente para detectar signos de desgaste o daño. Una junta defectuosa puede permitir la fuga de vapor y afectar la eficiencia del secado. Reemplazar las juntas desgastadas es esencial para mantener un entorno de esterilización cerrado y eficiente.

   

Autoclaves RAYPA con ciclo con secado

Artículos relacionados

Suscríbete a nuestra newsletter